Ir al contenido principal

Sencillos consejos para no sufrir por la pérdida de tu quincena

Para muchas de nosotras la quincena es lo mejor y peor que nos puede pasar al mismo tiempo, ese mismo día podemos pasar de la felicidad a la tristeza en cuestión de horas.
Porque típico que llega la quincena y por unos segundos nos sentimos increíblemente felices y poderosas, pero al paso de los minutos u horas, comenzamos a destinar el dinero a cada uno de nuestros gastos y deudas… Al final solamente nos quede lo de la gasolina y comida de las próximas ¡dos semanas! Y así cada quincena.
Como esta historia parece nunca acabar, hoy te daremos unos sencillos y muy útiles consejos de como podrías ya no sufrir por la pérdida de tu quincena, el mismo día que la recibes.
1. Destina el dinero a las prioridades. Como hemos mencionado en notas anteriores (¡Tu monedero no sólo debe ser bonito!) de tu quincena debes tener ya muy bien contemplado tus gastos básicos, es decir, alimentación, vivienda y salud.
Por supuesto, debes designar la mayor cantidad hacía estos con el fin de no pasar ninguna necesidad y poder sobrevivir, además, analizando y estando al día con estos gastos (luz, agua, gas, internet, etc.), podrás estar un poco más relajada en cuanto a deudas.
2. Determina una cantidad de ahorro. Si designamos dinero para nuestras necesidades básicas también el ahorro debería de empezar a contemplarse como una de ellas.
De inicio podría ser una labor titánica, sobre todo si no tienes el hábito de ahorrar, pero considera que este “sacrificio” puede tener beneficios a futuro. Comienza con ponerte una meta y de ahí parte para iniciar con tu ahorro.
image-76078
3. Atrévete a ser una inversionista. La inversión es una manera de hacer crecer tu dinero -ese que ya ahorraste- y, la posibilidad de disfrutar de él, para lo que quieras.
Y para que tu inversión te resulte exitosa:
  • Elige un instrumento de inversión de fácil operación. Comienza con una cuenta en donde desde el inicio quede completamente establecido cómo se manejará tu dinero.
  • Opta por una inversión que te asegure rendimientos. Ver que tu dinero efectivamente está creciendo, te motivará a seguir invirtiéndolo y quizá, en un futuro, cuando te sientas más segura, a atreverte a hacerlo con un monto mayor.
  • Planea tu tipo de inversión. Si estás buscando una inversión segura y sin riesgos, puedes comenzar invirtiendo en un Pagaré, que es un instrumento de inversión con el que puedes hacer crecer tu dinero, con rendimientos garantizados, porque tú eliges el monto y el plazo que más te convenga y sabes desde el principio cuánto vas a obtener de rendimientos.
beautiful smiling girl line up coins in pillars
Pero si de plano sientes que este “cambio” en tu economía puede ser muy drástico y las deudas no te lo permitirán, entonces puedes empezar realizando las siguientes actividades, verás cómo pronto las quincenas dejan de ser un “mar de emociones”.
  1. Haz mensualmente un listado de los gastos que tendrás y ten la disciplina de no salirte de ellos.
  2. Dentro de tu presupuesto considera una cantidad fija e inamovible para ahorro.
  3. Elimina los gastos de aquellos servicios que no son “indispensables”: mandar la ropa a la lavandería, las latas de duraznos en almíbar de tu despensa, el café de $70 pesos de todos los días.
  4. Procura no llevar en tu monedero más dinero del que necesitas para tu día y de un pequeño extra para emergencias, pero ¡No más!
  5. No te esperances de tu quincena; intenta vivir con el presupuesto que te has hecho, para estar un poco más “tranquila” al momento de recibirla.